Invierte Banco Mundial en vivienda sustentable en el Estado de México

El Banco Mundial, de la mano de su socio desarrollador de vivienda en México, Inmobiliaria Vinte, construyó 60 viviendas verticales con la certificación EDGE (Excellence In Design For Greater Efficiencies) en el desarrollo Real Granada, ubicado en el municipio de Tecámac, Estado de México.

El Gobierno del Estado de México, encabezado por Eruviel Ávila Villegas, ha sido promotor de la vivienda sustentable y de nuevas tecnologías en el estado.

?La certificación EDGE ha sido implementada en más de 100 países en hoteles, plazas comerciales, oficinas, hospitales y en México, se trata del primer proyecto de vivienda vertical ubicado en el Estado de México?, destacó Tobías Contreras, Director de Sustentabilidad de Vinte.

EDGE es un sistema de certificación de construcción verde para mercados emergentes, creado por el International Finance Corporation (IFC), brazo financiero del Banco Mundial, y socio de Vinte desde el 2008.

Para obtener esta certificación, los inmuebles deben lograr un ahorro para las familias del 20% en el consumo de energía y agua por el uso de ecotecnologías; y una reducción del 20% en energía incorporada en los materiales de construcción, en comparación con una vivienda convencional.

En Real Granada, se certificó la privada ?Cadiar? que consta de 180 viviendas verticales, la cual, tiene las siguientes soluciones, generando ahorros en el bolsillo familiar:

? Energía. Menor relación pared-ventanas; aislamiento en techos, calentador de agua de alta eficiencia energética, refrigerador eficiente, focos de bajo consumo.

? Agua. Regaderas ahorradoras, mezcladoras eficientes en cocina y baño, sanitarios de doble descarga y sistema de captación pluvial.

? Materiales. Sistema de losas térmico, que mejorará la temperatura en el hogar.

Con estas tecnologías incorporadas a la vivienda, se estima un ahorro mensual de $163 pesos y una reducción de emisiones de CO2 de 2.7 toneladas al año por vivienda.

Asimismo, los departamentos cuentan con un captador de agua pluvial, con capacidad de 150 litros, para que las familias reutilicen el líquido para riego de áreas verdes, o bien, para lavar ropa o trastes, pero no para bañarse o beberse.

Inmobiliaria Vinte, el Gobierno del Estado de México, la Sedatu y el Banco Mundial se unen para que los mexiquenses tengan una vivienda más eficiente, que mejore su calidad de vida y que contribuye al cuidado del planeta.

Con esto, Inmobiliaria Vinte continúa avanzando de una casa pasiva a una vivienda ambientalmente más eficiente.